Salte la navegación

Tag Archives: México DF

“Desgraciado el país que necesita héroes” – Bertholt Brecht

bal

Pensando en un post sobre la paciencia ayer leí un artículo sobre el contraste entre cobardía – paciencia y valentía – impaciencia. Hoy que quería seguir sobre esa línea argumental todo se vino abajo por el horror natural de las noticias. Ya hemos olvidado completamente el desaguisado de Josmar Flores Pereira sin tomar en cuenta lo realmente crítico de la situación que es esa “lujuria de la fe” detrás del acto criminal y terrorista y ayer sucede algo peor: un desconocido armado comienza a pegar tiros en uno de los vagones de la línea 3 del metro cuando atraviesa la estación Balderas. Pronuncia que su acción no es contra el pueblo sino contra el gobierno. Luego añade: “Esto es en nombre de Dios” (Nota y nota 2). Al intentar contenerlo mueren un policía y un civil. Al menos otras cinco personas resultan heridas. Hoy que veo el vídeo de la balacera imagino que esos segundos han debido parecer eternos para todos los involucrados, pero en especial para las dos personas que este animal asesinó a sangre fría. De uno de ellos, identificado como Esteban Cervantes Barrera, dice la crónica de La Jornada:

“Cervantes Barrera –quien viajaba en el vagón– al percatarse de la situación no se intimidó. Tras escuchar la detonación se fue sobre el homicida. Buscó someterlo y estuvo a punto de derribarlo. Sin embargo, la embestida no fue suficiente y Hernández Castillo mantuvo la vertical y el control del revólver.

Cervantes Barrera no reculó y lo volvió a intentar. En por lo menos cinco ocasiones, el pasajero se levantó del suelo e insistió en el embate. Quien sí retrocedió fue el homicida, revólver en mano. Luego de largos 11 segundos, Hernández Castillo le disparó a la cabeza.”
Fue profundo el malestar que sentí durante esos once segundos televisivos. Neil Postman diría -y ahora lo entiendo a plenitud- “¿Qué podría ser más metafísicamente desconcertante…?“. Desconcertante -horripilante-, pero no tanto como que esta violencia se vuelva parte de nuestra realidad.
 
Anuncios
El “iluminado” Josmar Flores Pereira, pastor evangélico y compatriota boliviano que secuestró el vuelo 576 de Aeroméxico en ruta de Cancún a México DF no podrá ser jamás el “enemigo público número uno”. No en el México nada cabalístico del 09/09/09. Primero porque como esto ocurre un día después del impuestazo del gobierno hay quien piensa que se trata de una “cortina de humo” para distraer la atención y para muestra un botón (ver comentarios a la nota de Milenio). Ni modo. Adios a sus quince minutos de gloria. Pero lo realmente importante para desacreditarlo es el disparate que soltó cuando lo presentaron las autoridades:
José Marc Flores Pereira dispuesto a salvar a México (foto Milenio)

Josmar Flores Pereira dispuesto a salvar a México (foto Milenio)

Sus cómplices eran “el padre, el hijo y el espíritu santo”.
Puesto que el día de hoy “visto al revés” es 6-6-6 eso lo motivó por señal del alto cielo (alto, muuuuuy alto) a advertir a los mexicanos del riesgo inminente de sufrir algo peor que lo del 11 de septiembre o un terremoto como nunca antes se ha visto.
Pero este señor Flores Pereira no está solo en el selecto grupo de bolivianos tristemente célebres. Recuerdo nítidamente la historia de otro desaforado. Un tal Benjamín Mendoza y Amor hizo algo que lo impulsó hacia la fama el 27 de noviembre de 1970. Como dice Time (7 de diciembre de 1970):
Poco después de que el cardenal Giovanni Battista Montini se volviese el papa Paulo VI en 1963, él dejó claro que iba a ser un papa viajero (…) (y desde entonces) ha cumplido su promesa (…): ocho viajes totalizando 41000 millas. Su noveno viaje, que comenzó esta semana (…), (entre) Australia y Samoa – ha sido el más largo hasta ahora y, por lo que se ve, el más peligroso. En Manila, el papa Paulo VI ha estado más cerca que ningún papa en varios siglos de ser asesinado”
A partir de ese punto la narración se pone interesante:
“El ataque ocurrió poco después de que el pontífice descendió del chárter DC-8 de Alitalia hacia el brillante sol del aeropuerto de Manila. A medida que Paulo y el presidente de Filipinas Ferdinand E. Marcos pasaban en medio de una multitud de admiradores, un hombre con el cabello cortado al ras, vestido con un hábito clerical de color gris y sosteniendo un crucifijo se le abalanzó. Súbitamente deslizó una daga malaya de un pie de largo desde el interior de su manga y con ella apuñaló al papa. Hombres de la iglesia en torno a Paulo VI bloquearon al asaltante, y personal de seguridad lo sacó rápidamente del camino.”
Todo el incidente fue filmado en vivo:
Benjamín Mendoza y Amor en la actualidad

Benjamín Mendoza y Amor en una foto reciente

En aquel entonces se mencionó que el atentado ocurrió como un acto publicitario. Quien sabe. Al ser entrevistado Mendoza contestó que quería matar al papa para “salvar al mundo de la hipocresía y de la superstición”. Tremenda inocencia -¡y descaro!-. Sin embargo me detengo un poco a pensar en sus palabras: Hipocresía y superstición. Precisamente la suerte de cosas que animan a este otro, el desconocido que ha puesto de cabeza a todo México. O como diría el mayor Clipton en el final del “Puente sobre el río Kwai“: “¡Locura!, ¡locura!

Los medios reportaron la noticia desde las 14:40 hrs.: El vuelo 576 de Aeroméxico en ruta de Cancún a México DF había sido secuestrado. Noticieros radiales informaron que se trataba de al menos 3 personas y que una de ellas era un boliviano. Se decía que este grupo de terroristas amenazaba con hacer explotar el avión en caso de no poder hablar con el presidente Calderón. Los reporteros mencionaban una solicitud de asilo político. Posteriormente el grupo de aeropiratas permitió que tanto mujeres y niños, y luego el resto de los pasajeros, abandonaran la nave (un Boeing 737). Poco después los terroristas también salieron del avión y fueron detenidos. Se habla de 6 personas. Las autoridades descartaron la presencia de explosivos en el interior del Boeing. No se sabe a ciencia cierta cuantos de ellos son de origen boliviano.

Aunque es muy pronto para las preguntas: ¿Tendrá que ver algo de esto con nuestro agitado proceso electoral? ¿Será factible alguna relación con el caso Rosza? ¿Quién aprovechará esto? (¿El MAS o sus contrincantes?).

Nada ocurre sin un motivo, menos si recordamos que “quien lobos anda (Chávez, Fidel, etc)…”