Skip navigation

Tag Archives: terrorismo

Los medios reportaron la noticia desde las 14:40 hrs.: El vuelo 576 de Aeroméxico en ruta de Cancún a México DF había sido secuestrado. Noticieros radiales informaron que se trataba de al menos 3 personas y que una de ellas era un boliviano. Se decía que este grupo de terroristas amenazaba con hacer explotar el avión en caso de no poder hablar con el presidente Calderón. Los reporteros mencionaban una solicitud de asilo político. Posteriormente el grupo de aeropiratas permitió que tanto mujeres y niños, y luego el resto de los pasajeros, abandonaran la nave (un Boeing 737). Poco después los terroristas también salieron del avión y fueron detenidos. Se habla de 6 personas. Las autoridades descartaron la presencia de explosivos en el interior del Boeing. No se sabe a ciencia cierta cuantos de ellos son de origen boliviano.

Aunque es muy pronto para las preguntas: ¿Tendrá que ver algo de esto con nuestro agitado proceso electoral? ¿Será factible alguna relación con el caso Rosza? ¿Quién aprovechará esto? (¿El MAS o sus contrincantes?).

Nada ocurre sin un motivo, menos si recordamos que “quien lobos anda (Chávez, Fidel, etc)…”

Anuncios

La extinción de dominio es, a decir de María Eloísa Quintero, (enlace)

“…una herramienta jurídica que se implementa contra ciertos bienes, por revestir éstos características especiales; consiste en la pérdida absoluta del dominio que tenía el particular sobre el bien, y su aplicación a favor del Estado (…) en una acción (de) carácter jurisdiccional, el Estado evalúa la situación de los bienes cuando existen sospechas fundadas que señalan que éstos provienen directa o indirectamente de actividades ilícitas,(o si han) sido utilizados como medio o instrumento para la comisión, o son el fruto o el resultado de la enajenación de bienes que tienen origen en actividades ilícitas.”

La experta añade que en la legislación colombiana la figura existe como una ley (la 793) y que es de carácter real patrimonial. Resume:

“En pocas palabras, la Extinción de dominio: 1) no es una pena; 2) tampoco el procedimiento es de carácter penal; 3) la acción es patrimonial; 4) dicha acción tiene por objeto el bien mismo y no el sujeto titular del bien; y 5) recae sobre la cosa, por lo que su naturaleza es real.”

(Aquí aclaro que derecho real implica el poder sobre una cosa).

Pues bien, Evo Morales ha promulgado un decreto (DS138) que autoriza la confiscación de bienes de aquellos involucrados con el terrorismo y la secesión (enlace). Después de batallar un poco lo he hallado en línea. En esencia se refiere a lo siguiente:

a) ARTÍCULO 3 (Ámbito de aplicación): “…el patrimonio, medios e instrumentos para la comisión o financiamiento que pertenecieren a los imputados, o posibles instigadores y cómplices de las conductas calificadas por el fiscal como terrorismo, sedición o alzamientos armados contra la seguridad y la soberanía del Estado, desde la medianoche del momento del hecho delictivo.”

b) ARTÍCULO 4 (Aplicación de medidas cautelares de carácter real) I. “…   por la supuesta comisión del delito o ante la flagrancia (la autoridad competente) requerirá ante el Juez de Instrucción, la incautación del patrimonio, medios e instrumentos que pertenecieran a los imputados, y posibles instigadores y cómplices de las conductas calificadas como terrorismo, sedición o alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado.

(…)

III. El Fiscal podrá requerir la retención de fondos de los imputados y posibles instigadores y cómplices ante el sistema bancario y de entidades financieras a través de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero. La incautación se aplicará aunque los fondos de recursos financieros no hayan sido usados efectivamente o no se hayan llegado a producir los actos de terrorismo, sedición o alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado.

c) ARTÍCULO 5 (Procedimiento para la aplicación de medidas cautelares de carácter real) I. El o la Fiscal (…) solicitará al Juez o la Jueza de la Instrucción la incautación de bienes sujetos a confiscación (…)

II. Resolución de incautación. El Juez o la Jueza de Instrucción Penal (…) dispondrá:

a) La incautación de los bienes inmuebles, valores y dineros que hayan podido servir a la comisión de los delitos de terrorismo, sedición o alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado.

(…)

d) Si luego de celebrado el juicio se determina la sentencia condenatoria y aquélla adquiere ejecutoría, los bienes incautados pasarán a la categoría de confiscados y pasarán a propiedad del Estado, sin derecho a indemnización alguna.”

Es natural que el estado proceda con todos los medios legales a su disposición en contra de los criminales y quienes atenten contra la soberanía. Estados Unidos hizo algo así después de los sucesos del 11 de Septiembre. Pero si el marco legal está viciado (como ocurre en nuestro caso con aquello de la justicia comunitaria que reconoce la nueva constitucìón) veo muy cercanos en el horizonte actos de represalia contra los partidarios de la oposición, de manera que a la agresión física en los casos Cárdenas y Fabricano (enlace 1 y enlace 2) puede sumarse una confiscación por “mandato popular” orquestada desde el estado y disfrazada de extinción de dominio. José Gregorio Hernández Galindo, expresidente de la corte constitucional de Colombia, advierte la diferencia entre ambas figuras (enlace):

“La confiscación, que es otra figura completamente diferente, está prohibida en nuestro ordenamiento jurídico, en el artículo 34 de la Constitución. La confiscación implica despojo absoluto de los bienes de una persona sobre su patrimonio, a título de sanción penal y a título de pena. Esa confiscación es altamente lesiva de los derechos humanos, como lo manifiestan los tratados internacionales, es lesiva a nuestro reconocimiento de los derechos básicos de una persona, plasmados en la Constitución”

 Lamentablemente el gobierno sienta las bases para una situación muy precaria y que puede llevar a mayor conflicto. ¿Será que realmente Evo pretende provocar una guerra civil?  


Por extrañas razones el magnicidio más famoso parece ser uno que en realidad no ha ocurrido (al menos por ahora). Claro que está lo de Olaf Palme, Kennedy, Somoza, Gandhi, Martin Luther King, el incidente de Sarajevo que dió inicio a la primera guerra mundial (asesinato del archiduque Francisco Fernando) -y quizá en estas latitudes también haya que incluir aquello de Gaitán y Galán en Colombia y por supuesto el caso Colosio en México- pero sobrevivir 638 atentados, comprobados o no, en alrededor de 47 años de gobierno convierte a Fidel Castro en una leyenda que crece animada por versiones como aquella que escuché de visita en Cuba hace algunos años (“¡Fidel tiene un sexto sentido! y de no haber sido por su intervención…” me decía el conductor entre histrionismo y circunspección, “de no haber sido por…, nos lo mataban”) que va en línea con esas pintas callejeras de mi ciudad que decían “¡Qué muera Fidel!…pero de viejo”, sentencia que el barbudo se ha esforzado en cumplir.

Pero no me refiero a ese chico ni a ese comandante. Hablo del que fue adolescente en el Chile de la época del suicidio de Allende, vivió en Hungría, fue corresponsal de guerra en los Balcanes, comandante de una unidad especial de extranjeros peleando contra los serbios para el ejército croata (le concedieron ciudadanía croata y fue dado de baja con el grado de coronel), poeta, actor y cineasta, converso musulmán que murió el 16 de abril pasado en Santa Cruz, Bolivia sitio donde debo decir también nació Eduardo Rózsa Flores (era boliviano – húngaro – croata). Según la versión oficial murió enfrentando al ejército boliviano en compañía de otros extranjeros cuando se supone estaba preparando otro magnicidio: el del señor Evo Morales (ver nota de Reuters). Le decían Chico en alusión al compinche de un personaje de cómic, un tal Zagor, que era famoso en los Balcanes en la época de su participación voluntaria en el conflicto armado. El tal Chico era descrito como “el pequeño, orondo, voraz y simpatiquísimo mexicano Don Chico Felipe Cayetano Lopez y Gonzales“. Ambos personajes fueron creados en 1961 por Sergio Bonelli (ver link).

chico-y-zagor

Don Chico Felipe Cayetano Lopez y Gonzales (sic)

 

El otro "Chico".

El otro "Chico".

Chico también es el título de una película en la que Rózsa Flores relata su vida de trotamundos. 

Sería necio suponer que Rózsa no tenía un propósito extralegal para ingresar al país en compañía de su cuadrilla. Evidentemente no actuaba solo y recibía algún tipo de apoyo local. Si pretendía iniciar la lucha armada “hasta las últimas consecuencias” en defensa de su patria chica (la “nación camba”) o es cierta la versión del presunto atentado es algo que difícilmente podremos saber. Lo peligroso de la situación es imaginar que algunos grupos crean que existe un sustento popular para el conflicto armado. Santa Cruz no es Croacia y aquí no tendría que caber una (nada gloriosa) paz de las armas. 

No paro de preguntarme como fue posible una respuesta tan rápida de parte del gobierno. Como sea eso de tener nueve vidas se les da muy fácilmente a los caudillos bárbaros sean de vertiente tropical o no. Si no que le pregunten a Fidel.